El fin de semana se inicia, los planes se multiplican. Una reunión de ultimo minuto con amigos, una cena, noche de vinos en pareja, una reunión intima de cumpleaños y muchas ocasiones más. Siempre hay una buena excusa para disfrutar de una deliciosa tabla de quesos, uno de los placeres más grandes de esta vida. ¿No les parece?. Además de ser una opción exquisita, es muy fácil de preparar. Pero como todo en la vida, el éxito requiere una adecuada organización, pensé en compartir con ustedes estos pasos que simplifican todo el proceso.

  1. Define el contexto
    Antes de elegir la variedad de quesos debemos pasar por lo básico, determinando el tipo de reunión y momento; es decir, si será un evento formal, informal, un aperitivo o después de la cena. ¿Cuántos invitados tendrás? ¿Cuál es tu presupuesto?.
  1. Aplica la ley del minimalismo, menos es más
    Puedes crear una tabla de quesos perfecta sirviendo de 3 a 5 quesos, es preferible enfocarse en diferenciar los sabores y texturas, para lograr que cada queso memorable. Recuerda incluir los quesos suaves y untables, las texturas semi-duras, duras y quebradizas.
  1. Ante todo parte de los básicos
    Si bien existen innumerables variedades de queso, al igual que la moda, apelar a los sabores básicos no tiene pierde. Entre los infaltables puedes considerar Gruyere, Parmesano, Mozzarella trenzada, Cambembert y Brie. Para luego agregar sabores más fuertes como queso de Cabra, Roquefort o alguno especiado.how-to-make-cheese-board-mesa-de-quesos
  1. Probar nuevos sabores
    Si bien debemos partir de los básicos, no debemos dejar de lado nuestro espíritu innovador. Disfrutemos probando nuevos sabores de quesos, para luego compartirlos con nuestros invitados. Existen miles, como los de hiervas, de nues, dulces, picantes, mantecosos, salados, etc . Solo debemos probar!
  1. Arriésgate con los acompañamientos
    Existe una variedad impresionante de elementos para acompañar una tabla de quesos: galletas, embutidos, verduras encurtidas, mostaza, frutos, secos, mermelada, fruta fresca, salsas picantes, etc. Sin embargo, desde mi punto de vista lo ideal es enfocarse en variar las texturas y sabores sin excederse en la cantidad. Por lo tanto, no deberían faltar los crocantes como panes y galletas, los refrescantes que sirven como sabor de transición, los dulces para contrarrestar los fuertes y si eres amante del picante, agrégale un lugar en tu tabla.

cheese-board-presentationmesa-de-quesos

  1. ¿Debo comer la corteza?, si lo quieres así, esta bien.
    En realidad ese es un punto liderado por prejuicios, muchas de las cortezas o cáscaras son comestibles, además te tener una concentración especial de sabor; a no ser que claramente, sean las cáscaras no comestibles, como las de cera o tela. Es una decisión muy personal y varía de queso en queso.
  1. Verificar temperaturas de servicio
    Es importante servir el queso a temperatura ambiente. Si planeas servirlo cortado, debes hacerlo justo antes de servir para que el queso no se seque.
  1. P R E S E N T A C I Ó N
    Apela a tu creatividad, juega con los colores, texturas y cortes para hacer tu tabla más apetitosa. Destina un cuchillo por queso, corta la fruta en formas divertidas, puedes esparcir la miel en ciertas zonas, aprovecha la variedad de presentaciones de las tostadas y galletas. ¡Qué se vea lindo, divertido y apetitoso!

how-to-make-cheese-board-mesa-de-quesos1

Espero que estos consejitos sean de gran ayuda. ¡Ah! Y si son amantes de los quesos como yo, compartan sus tips conmigo y recomiéndenme sus favoritos!
¡Lindo fin de semana para todas!

FOTOS// Feasting at home l Honest coocking l

Comentarios (1)

Comments are closed.