After Louis Vuitton Launched the new Yayoi Kusama collaborative Line of clothing and accessories, every body is talking about her. Coincidently, almost at the same time the Whitney Museum in New York is offering the Yayoi Kusama solo exhibition. The traveling retrospective, which was recently shown at the Tate Modern in London, features a diverse selection of her work from the 1940s through the present including traditional Japanese paintings, her canvases utilizing repeating motifs of dots and nets, furniture bristling with soft-sculpture phalluses, her polka-dot-painted pumpkins, whole room light installations, and more. The show is definitely recommended so stop by if you are in NYC as it is open through September 30th.

Posiblemente desde hace un par de meses, desde que Louis Vuitton lanzó la colección en la que Yayoi Kusama colaboró, el nombre sea más familiar en el mundo de la moda.
Las vitrinas de Louis Vuitton de New York y de otras ciudades del mundo de vistieron de Polka dots y se convirtieron en una especie de exposición de la artista de tan larga trayectoria. Por otro lado para no dejarnos con las ganas de ver más casi, casi en paralelo se abrieron exposiciones de la artista en Londres y desde hace unas semanas en New York, donde veremos  una retrospectiva de Kusama desde 1940. Como se imaginarán apenas me enteré no dudé ni un segundo en correr al Whitney Museum.
No tengo palabras que puedan explicar lo que ví, pocas veces he visto un artista que transmita de tal manera sus sentimientos, ella estaba obsesionada con la perfección de los puntos y los usaba como herramienta para crear recorridos infinitos con una variedad increíble te técnicas. Sin embargo la parte que sin duda los dejará sin habla es la zona de “Firefly in the water” Si alguna vez quisieron saber que se siente estar en medio del universo infinito, ahí lo sentirán.
Si estan en NYC, no dejen de ir al Whitney Museum, pero ojo que para ver la zona de “Firefly in the water” tienen que ir muy temprano a pedir cita, pues solo se puede permanecer un minuto en la sala, no se pueden tomar fotos y se entra de 1 en 1.

 

Colaboración para Louis Vuitton